About

CreerCrearHacerDiseno.jpg
 
 

La descripción del proyecto por Miguel Catopodis

Tres pensantes diseñadoras nos presentan la serie «Creer, Crear, Hacer. Se trata de una obra coral de investigación vinculada al Diseño Gráfico y la Comunicación Visual que apunta a articular la reflexión teórica con el quehacer de los diseñadores gráficos. Las miradas aquí expresadas surgen de profesionales en actividad, por lo que «Creer, Crear, Hacer», además de proponer una experiencia intelectual, constituye un material bibliográfico que resultará especialmente de utilidad para quienes se formulan preguntas acerca de las prácticas cotidianas del Diseño Gráfico y la Comunicación visual. 

«Creer», de Agustina Colunga Richmond, expone la compleja problemática que rodea a la propia definición del Diseño Gráfico como campo disciplinar. Revisa y cuestiona una serie de postulados enraizados en el ámbito académico, tales como el rol del Diseño como vehículo de comunicación, los prejuicios en torno a su relación con el Arte, así como la férrea defensa que se ejerce respecto al carácter racional de la actividad profesional. Las meditaciones aquí expuestas vuelven a situar el fenómeno estético en el centro de la escena, ya que nunca dejó de estar presente en el Diseño de cualquier época. A lo largo de estas páginas se debaten el utilitarismo y la belleza, el concepto y la sensibilidad, el pensamiento y la intuición, actores complementarios del proceso creativo. Así, nos recuerda la autora al citar a Marta Zátonyi, el saber, caracterizado habitualmente como conocimiento validado científicamente, ha olvidado su mitopoiesis: no hay saber científico que no contenga un estrato artístico, así como no hay saber artístico que no contenga una capa de saber mitológico. La producción de Diseño es fruto del pensamiento simbólico. 

En «Crear» Alejandra Cauda aborda las estrategias creativas como parte de la metodología del Diseño contemporáneo, rescatando la subjetividad del profesional como un eje desde el que se despliegan sus capacidades y surgen las soluciones comunicacionales. Abre el trabajo con un repertorio de interrogantes que evidencia la complejidad del asunto. «Crear» sitúa el origen del Diseño Gráfico durante el período de la Revolución Industrial. Es en aquel momento, explica la autora, cuando la búsqueda de belleza, conforme el Arte inició una exploración hacia otras formas de representación, derivó en un factor diferencial entre productos de consumo. Desde entonces, el diseñador debe sumergirse en un entramado de relaciones sociales y culturales. A partir de una exploración interior y con una visión singular del mundo, el diseñador traduce conceptos en ideas visuales y, de este modo, aporta soluciones que, para lograr suficiente originalidad dentro de un universo visual determinado, tendrá que esquivar las recetas preexistentes o bien elaborar una propia. La actividad creadora del Diseñador Gráfico, enfocada por tanto a hacer visible lo invisible, traduce e interpreta, subjetiva, pone en cuestión el presunto carácter científico del Diseño. En palabras de la autora, se trata de una disciplina con campos de acción y desafíos propios y particulares. Se hace camino al diseñar. 

Finalmente, en «Hacer», Gladys Sebastiao Victorino plantea la necesidad de una metodología efectiva para trabajar en la construcción de identidad de instituciones. Un método que permita definir estrategias de acción basadas en un análisis profesional que incluya tanto a los valores únicos de la organización como a sus diferencias con otras similares. Para iniciar esta búsqueda acude a autores reconocidos, tales como Justo Villafañe, Joan Costa y Norberto Chaves, a la experiencia de colegas y también a especialistas en Psicología, Filosofía y Antropología,. Luego, propone ir en busca de conceptos que permitan definir un modelo superador de análisis. Indaga en la noción de identidad como una necesidad básica del ser. Propone 3 dimensiones centrales de la identidad institucional: la dimension básica, de alguna manera el cuerpo, la razón de ser de la institución; la dimensión declarativa, o sea, el espíritu, los valores de la institución; y la dimensión relacional, que se pone en funcionamiento al momento de vinculares con otros. Por medio de estos 3 planos establece el modelo B.D.R. Pymes, elaborado como una herramienta metodológica para los Diseñadores Gráficos y Comunicadores visuales, útil a la hora de obtener y valorar información, organizar el proceso de trabajo analítico y determinar la estrategia de intervención a seguir. 

La lectura de los tres volúmenes no plantea un orden riguroso. Cada trabajo puede ser leído o revisitado con la secuencia que el lector elija. El resultado de esta mixtura, seguramente, dará lugar a una apreciación tan singular como cada uno de los textos aquí presentados. 

Miguel Catopodis